lunes, octubre 04, 2004

A mí, mi patria me grita a diario.
Que ya no puede, dice. Que con nada se sostiene.
Y yo le creo. La veo intentar dormir y sólo dar vueltas en la misma tierra.
La oigo llorar en silencio y a veces en gritos.
La veo callarse y levantarse cada mañana para ver que todo sigue igual.
A mí, mi patria me grita a diario.
Pa decirme que ya no puede.
Que de nada se sostiene.
Que le falta para darme.
Pan, trabajo, agua y alimento.
Que le sobra historia y las arrugas.
Que se arruga cada día para verse más vieja y sentirse más olvidada.
A mí, mi patria me grita a diario.
Pa´decirme a diario que no hay trabajo.

A mí mi patria me grita a diario,
con corazón ultrajado y amoratado.
Y se hunde más abajo.
* * * *

No hay comentarios.: