viernes, octubre 07, 2016

worthless

No me gustan los comentarios anónimos. Me gustan de frente pero tal vez hay cosas que nos da miedo admitir de frente. No lo sé. El pasado me ha golpeado con imágenes que no creí posibles; y descubrí en unos labios carnosos la similitud de la genética y de la conciencia guardada. Guardo muchas imágenes que saltan cuando pequeños detalles me las recuerdan. Labios carnosos. Hombros redondos. Ojos pequeños. Así como el aroma de mi abuela que a veces me llega como un regalo del viento, las texturas y los brillos me recuerdan lo que éramos hace 20, 18, 13 años. He cambiado pero en el fondo soy la misma soñadora que escribe en libretitas y sueña. Ojalá habláramos más libres y dijéramos tanto. Sin caretas ni apariencias. Los totales no existen, tal vez por eso guardamos tantas reminiscencias, para recordarnos lo que fuimos, lo que vivimos y vivir en la incertidumbre de lo que no dijimos. Tal vez sólo son alimento para creer que valió la pena.

miércoles, julio 22, 2015

Tenía miedo de volver a verte, de cómo iba a encontrarte, cómo iba a encontrarnos esta vida misma después de tantos años. Tenía miedo de encontrar tu mirada dulce perdida, que fuera un fugaz recuerdo envuelto en nada. Tenía miedo de volver a ver tus ojos miel y no poder verme, encontrarme, por un instante, en ellos. Sin embargo, no fue así. Sigues siendo tú. Distinto y desgastado y arruinado pero sigues siendo tú. Lleno de dulzura y hasta vanidad, inocente y atrevido. Y tu mirada no ha perdido ni su brillo ni esa inocente dulzura que la caracterizaba, como la recordaba. Tenía miedo de volver a verte, de cómo iba a encontrarte y cómo iba a encontrarnos esta vida misma que nos pasó por encima. Miedo de aceptar que me siento culpable, que de haber sido más osada, si me hubiese atrevido a robarte un beso o dos o un millón tu desenlace hubiera sido otro. Sí, tu desenlace porque ahora sabemos cuál ha sido el final de tu triste y desolada historia. Miedo de aceptar que siempre he querido volver a verte, volver a encontrarte y reconciliarme con el pasado. Y no me alcanzó el tiempo para disculpar al pasado por sus locos y absurdos caminos que nos sitúo tan lejos de aquella magia que hubo entre nosotros. Que aún hay. Y no me alcanzó la valentía para decirte que tan importante fuiste para mi loca adolescencia, en mi inocente vida de chiquilla. Tenía miedo de volver a verte y de cómo iba a encontrarte después de tantos años sin dejar de pensarte. Y en tu dulce mirada volví a verme, en tus dulces palabras volví a sentirme y acepté que aunque hubiese querido llevarte por el camino amarillo, nuestro destino no me pertenece y tu desenlace, tal vez tardío, hubiera sido el mismo. Pero volví a verte y dejé de tener miedo de encontrarte, porque supe que la vida que nos pasó por encima con tantos años y desdichas, nos puso uno frente al otro para en un breve y fugaz instante vernos reflejados el uno en el otro y comprender que simplemente, así es.

lunes, octubre 06, 2014

Hoy te extraño tanto. Mucho. Tijuana está creciendo y enriqueciéndose y yo no estoy allá. Y tú no estás ni allá ni acá. He pensado en cuánto te gustaría ver esa Tijuana más "innovadora", menos pretenciosa y más humilde. Real. No sé describirlo. Y yo no estoy allá. Y tú no estás. Alas, que te sirvieron para volar.

miércoles, agosto 14, 2013

Crear, crear, creer. Olvidar, recordar, comenzar. Respirar, respirar, respirar...

martes, agosto 06, 2013

A Day To Remember - If It Means A Lot To You (acoustic)

Hoy sólo me agarro del primer amor de mi vida la música. La primera cosa que me salvó de mi misma, de mis letras, de mis miedos, de la realidad de mis pensamientos plasmados en voz, papel, cicatrices. La música me salvó de tanto que hoy es de lo que me sostengo y donde espero obtener las respuestas necesarias.
Another song about the weekend. A day to remember. And I can see that you're the first one in a long time That had some faith in me (have faith in me) Tell my friends we won't be long The Florida sun begs me to come back home And it feels like I'm ready for anything If you can wait for me This is all I have! This is all I have! It's my life This is all I have! This is all I have!

lunes, junio 10, 2013

Ahora tendrás cerca de 18 años. Estarás listo para votar, para decidir tu futuro, sino es que ya lo han decidido por ti: las circunstancias, el destino, los que decían amarte... Yo me encuentro lejos, lejos de la oportunidad de volverte a ver... de encontrarte, de encontrarme en tus recuerdos. Estoy segura que ya me olvidaste y siempre me arrepentiré de no haber luchado por ti, de no haberme quedado contigo de alguna forma. Y es que lo creímos, de muchas formas tú y yo lo creímos, que seríamos una gran y hermosa familia. Contigo y a través de ti elegí ser madre, contigo y a través de ti me entrené como maestra, como guía y me hubiera gustado cumplirte la promesa de estar juntos. De haberlo obligado a llevarnos con él y aunque con los años tal vez nos hubiera dejado, estaríamos juntos, yo te protegería a ti y te regalaría -luchando con todos mis medios y fuerzas -un futuro posible. O tal vez estaríamos juntos los 3, o tal vez seríamos 4. Quizás viviríamos en otro país o el DF o Tj, pero si aquel abril del 2000 yo no lo hubiera dejado partir así, sin cadena alguna que mi dolor, mi nostalgia y comprensión, tal vez a ti no te hubieran llevado de regreso aquella pequeña prisión, donde sé, también te han dado amor, mucho. Te han cuidado y protegido, de alguna forma, en estos años. Más, mucho más de lo que él ha hecho por ti. De lo que yo misma he hecho por ti. Me gustaría regalarte la seguridad de un futuro mejor, de verte por última vez y reconocerme en tus pupilas y descubrir en ellas algo de inocencia, aún. Mas no sabría por dónde comenzar, cómo explicarte lo que provocaste en mí. Que seguro tú ya te olvidaste de mí, pero en mí despertaste y mataste el único deseo de ser madre. Contigo se encumbró mi maternidad y con tu ausencia también desapareció. Porque con mis 20 años no supe cómo luchar por ti, por tu inocencia, por tu salud, por tu seguridad... Y te dejé marchar sumida en mi dolor, en mi egoísta y profundo dolor. Él nunca sabrá lo que provocó en mí, porque por él, por ti, por mí, perdí lo más bello que había en mí, los sueños inocentes, esos que se sueñan creyendo con todas las fuerzas. Porque después de él me volví cínica, descuidada... Estaba llena de mí misma, decía y me vacié. Y aunque llenarme no ha sido fácil, el recuerdo de tu cabello lacio, color atardecer y tu miradita ingenua, juguetona me han acompañado en lo más profundo de mi ser. En la poca esencia que guardé de aquella que fui hace más de 10 años. De esa que fui cuando te conocí, cuando lo conocí, cuando aún me conocía a la perfección. Pronto tendrás 18 años y serás capaz de elegir tu camino, que deseo con todas mis fuerzas no haya sido elegido... ni trazado sino anhelado, sólo por ti.

miércoles, marzo 06, 2013

Te recuerdo como eras en el último otoño. Eras la boina gris y el corazón en calma. En tus ojos peleaban las llamas del crepúsculo. Y las hojas caían en el agua de tu alma. Pablo Neruda No puedo creer cuánto te extraño... eras... en la distancia la complicidad que no se repite. La verdad seca, a secas, pura, vana... Y ya no estás. Ya no tengo tus alas, aunque sólo tuve tus letras. Y me duele... supongo que no tenerte en la distancia. Porque asumí que somos para siempre, o que tendrías la obligación de estar ahí para siempre. De seguir leyéndome. De insistir en las imágenes. Pero ya no estás. Te fuiste, con tus alas... partiste como un fantasma de mis cartas. Te recuerdo como eras en el último verano en que nos vimos... tu corazón no estaba en calma, pero ahora sé que sí lo estaba cuando te marchaste. Con tu corazón mestizo que pintaste de colores antes de partir. De quedarte como un susurro entre el tiempo. Fantasmas. Años. Nostalgia.