viernes, julio 09, 2004

Remitente.

Como si el letargo no fuera suficiente
le dejaste razones para esperarte.
Escritas en tinta negra y guardadas en cajones de nylon.

Como si la palabra esperar no tuviera suficiente
peso y sentido, la pusiste en mayúsculas
para que no la olvidara.

Entre libros, muñecas, folletos,
mapas, boletos y maletas
se quedó tu presencia sorda, y tu escencia
olor a nubes.

Como si no fuera suficiente el letargo de la distancia
se sienta a espera un par de colores escritos en tinta negra
con su nombre como destinatario.
* * * *

No hay comentarios.: