martes, abril 13, 2010


De niña me gustaba dormir al llegar del colegio con el sol dándome en la cara. Me daba directo en los párpados y me quedaba dormida. Tal vez por eso soy miope,
Podía quedarme dormida porque era la primera en llegar. Caminaba bastantes kilómetros para llegar mi casa.
Caminaba con mi amiga Ayari la mitad del camino, luego lo seguía sola.

Ahora mi madre se sorprende de haberme dejado hacerlo y es que realmente estaba lejos nuestra casa del colegio, pero además la ciudad más grande del mundo no era segura.

Ahora no me gusta dormir con el sol en la cara. Tengo mi cama en la sombra y en mi cuarto hace mucho calor.
Pero me gusta quedarme dormida en la playa y sudar, aunque suene asqueroso. Lo malo es que mi piel blanca se quema rápido y solamente arde. No se broncea.

Tengo ganas de ir a la playa a caminar, leer, dibujar...

Hoy tengo ganas de cerrar los ojos y dejar que el tiempo pase, sin pensar mucho.
Y creer, quiero creer (te) con todas mis fuerzas.

(?y si el miedo me paraliza? ¿qué harás?)

pff...
* * * *

No hay comentarios.: