jueves, noviembre 04, 2004

La vida te pone pruebas y no de color rosa.
Alguien a quiero mucho, mucho, le está pasando muy feo. No lo cuento, porque no me pertenece, porque no es mi integridad sino la de alguien más.
Pero como duele, como duele saber que no hay nada que hacer, que las decisiones están en manos de otros, y tú, tú sólo puedes ver y escuchar pedir ayuda.

Ay corazón quisiera ayudarte, decirles a todos que yo te entiendo, pero no depende de mí.
Ay corazón, quisiera ayudarte, pero de verdad que no depende de mí.
Con libros, con libros tal vez pueda aminorar un poco tu dolor. Tal vez los mismo culpables de tu posición.
Es sólo que llegué tarde y ya te habían hecho marchar.

Ay la vida si que no es rosa.
Y yo, que mañana parto a tj a ver lo de mi título sin poderme quedar.
ay corazón.
* * * *

No hay comentarios.: